¿Cómo influyen las políticas nacionales al crecimiento de la desigualdad y a la violación de derechos laborales en los países ensambladores?

¿Sabía  usted que las empresas en su afán de reducir costos cada día más acceden a mercados laborales en países donde no garantizan las condiciones laborales ni respetan los derechos de los trabajadores? ¿Sabía también que los informes sobre las prácticas laborales que exigen clientes y gobiernos para permitirles continuar con sus modelos de producción, son en su mayoría elaborados por las mismas empresas o subsidiarias de las multinacionales?

¿Es importante para usted adquirir un producto que no provenga de empresas que explotan a sus trabajadores?

La sociedad debería estar interesada en hacer frente a la desigualdad del ingreso y la riqueza no solo por razones éticas sino también porque tiene repercusiones más tangibles… más de las dos terceras partes de la población más pobre del mundo aún vive en Asia, en particular en China e India que conjuntamente representan casi la mitad de esta población” (Balakrishnan, Steinberg y Syed, 2013, págs. 28-29)

La economía mundial crece de formas disparejas y la desigualdad es más evidente en continentes como Latinoamérica y Asia, medida según el coeficiente Gini es de 50,4 y 45 respectivamente, y en donde en este último mencionado “El nivel relativamente bajo del gasto público en salud y educación en Asia indica que la política fiscal (impuestos y gastos) podría contribuir en gran medida a reforzar el grado de inclusión del Crecimiento” (Balakrishnan, Steinberg y Syed, 2013, pág. 30)

Esta desigualdad ha sido incrementada por las medidas adoptadas en muchos de estos países sobre todo del continente asiático en donde los gobiernos no han aumentado su gasto público en la misma medida en la que ha crecido su economía, y la carga fiscal ha sido de la mitad en comparación con las economías avanzadas del mundo y de las más bajas de las regiones en desarrollo. (Bastagli, Coady y Gupta, 2012) Esto desfavorece a las clases más pobres que al no contar con apoyo gubernamental para el fácil acceso a la educación, servicios financieros y mejora de la estructura de los mercados de trabajo, no pueden evitar tener que vender su mano de obra a las multinacionales que si cuentan por demás con dichas medidas fiscales, que les dan más posibilidad de participación en el crecimiento económico y con mayores rendimientos a los que rentan del capital que a los aportantes de la mano de obra, que solo cuentan con su salario.

Estas son una de las causas por las cuales cada día más empresas del mundo encuentran en China y demás países asiáticos unas superpotencias en soluciones  para reducir costos de producción y a su vez producir masivamente “es decir, de la innovación y el desarrollo tecnológico en Estados Unidos a la producción masiva y menos especializada en el extranjero” (Bloom, Draca y Van Reenen, 2012) Estos países asiáticos con índices de pobreza muy altos y controles muy precarios a las condiciones laborales son el caldo de cultivo perfecto para la explotación laboral en condiciones cercanas a la esclavitud.

Apple quiere producir más iPhone 5s por lo que, según informó The Wall Street Journal, solicitó a Foxconn  transferir algunos recursos del iPhone 5c para aumentar la producción de los 5s y así reducir los tiempos de espera de los usuarios. Así mismo, la acogida que ha tenido el teléfono insignia de Apple en el mercado ha sido tal que, según el Journal, Foxconn está produciendo 500.000 iPhone 5s por día. Para poder entregar esa cantidad, las fuentes dicen que Foxconn tiene a 600 empleados trabajando en cada línea de producción del 5s. En total, en palabras del fabricante, actualmente 300.000 empleados están trabajando en la producción de los iPhone 5s. (Duarte Roa, 2013)

Foxconn es el nombre comercial de Hon Hai Precision Industry Company, la empresa con sede en Taiwán quien es la mayor la fabricante de mundo de productos electrónicos y es la fabricante de, entre otros, los iPads y iPhones para Apple. (Chan, 2010). En palabras de su  fundador y CEO Terry Gou: “Foxconn se declara “el socio más confiable y preferido en externalización de todos los aspectos de la electrónica a nivel mundial para ayudar a des-riesgo de negocio a sus clientes.” (Chan, 2010, pág. 3).

Trágicamente la imagen de esta empresa se vio seriamente afectada debido a los escándalos causados por las resultados de las investigaciones realizadas por medios de comunicación y firmas de auditoría en los que salieron a la luz pública los terribles sucesos del año 2010 en los que 13 trabajadores jóvenes intentaron suicidarse o se suicidaron en las dos instalaciones de producción de Foxconn en la ciudad de Shenzhen, de estos 10 fallecieron a causa de sus heridas y 3 sobrevivieron para contar públicamente la situación laboral de sus compañeros. (Chan, 2010)

Foxconn cuenta con una fuerza laboral de más de 900.000 efectivos de los cuales más del 85% son jóvenes provenientes de zonas rurales, lo cual es un extracto de la situación laboral en Asia, en donde los jóvenes del campo en búsqueda de un mejor ingreso para sus familias se ven obligados a migrar a las grandes ciudades y emplearse en empresas como Foxconn, quienes le obligan a trabajar largas jornadas en condiciones similares a la esclavitud: bajos salarios sin derecho a pago adicional por horas extras, labores repetitivas bajo mucha presión por el modo ‘just-in-time’ de entregas, aislamiento parcial con el exterior, entre otras. A pesar de los comunicados de Foxconn en los que atribuyen estas manifestaciones suicidas de sus empleados a “problemas personales individuales” nos queda claro que muchos de estos casos se deben a la exteriorización extrema de los graves problemas que atraviesa la fuerza laboral en China.

“La erosión de las economí­as y los ecosistemas locales aquí­ asegura el continuo suministro de personas que no tienen ninguna opción. En todo el mundo, doscientas mil personas por dí­a se trasladan desde los lugares que les dieron sustento por generaciones hacia las ciudades, muchos para vivir en barrios miserables, para buscar empleo, sin importar qué tan tóxico sea el trabajo.” (Leonard, 2009)

“La empresa Foxconn cuenta con cerca de un millón de empleados en China y es fabricante de iPad y iPhone” (Wen-Chun Fan/CNN). (EFE, 2012)

Foxconn 1 Foxconn 2

Imágenes tomadas de: http://mexico.cnn.com/media/2012/02/07/foxconn-production-line-tecnologia-apple.jpg

“Entre más partes y más complejo sea un producto, en teoría, más alto debería ser el costo de fabricación. Sin embargo, Apple ha mantenido costos bajísimos por sus economías de escala y su cadena de producción.” (Santos, 2012)

Para las empresas como Apple contar con estos aliados comerciales es sumamente beneficioso, Foxconn realiza grandes inversiones para facilitar la elaboración de productos de alta tecnología a muy bajos costos de producción, explotando al margen de lo legal las condiciones de sus empleados y generando alta contaminación en el ambiente. Con esto los costos para Apple son relativamente bajos y su margen de utilidad es muy elevado, verdaderas máquinas de hacer dinero.

– Según la firma de investigación IHS, el iPhone 5s de 16GB tiene un costo mínimo de fabricación de 191 dólares, más 8 dólares de ensamble, para un total de 199 dólares. El iPhone 5s de 64 GB tendría un costo total de 218 dólares por equipo. La cifra no está muy lejos de lo que la firma reportó anteriormente para el iPhone 5, el cual habría tenido un precio de fabricación de 205 dólares. Sin contrato, Apple llega a cobrar por el iPhone 5s desde 649 a 849 dólares, lo que le deja una ganancia de más de 400 dólares por equipo. (Rojas, 2013)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s