Conclusiones

Vivimos en una sociedad de inconsciencia en el consumo, donde no conocemos el origen, la elaboración y la distribución de los objetos que rodean nuestras vidas y que nos afanamos tanto por obtener. Desconocemos en general cuales prácticas de extracción se tienen con las materias de las que componen nuestros alimentos, muebles, ropas, vehículos, equipos eléctricos y electrónicos; si su procedencia es de recursos renovables o no, si se trata de bienes altamente desechables y contaminantes;  tampoco es claro para el público en general cómo es la cadena de elaboración de nuestros bienes y de qué forma se usó la mano de obra, si fue bien recompensada por su esfuerzo y talento aplicado, tampoco es muy analizado cuál será el impacto del mercadeo en la mente de los consumidores.

Ver documental: Zeitgeist Addendum

Son muchos temas que se deben entrar a analizar para realmente hacer un marco sobre lo que representa contar con un actor de tanta influencia en el mercado como lo es Apple Inc. y calcular los alcances que tiene el consumo de los productos de esta empresa sobre la naturaleza, la sociedad y los mercados. A simple vista los medios de comunicación solo nos permiten ver lo más vistoso o lo que más nos capta la atención sobre las empresas: sus relucientes estrenos, sus avances en tecnología, la posibilidad de acceder a un universo de comunicación y entretenimiento a un toque de nuestros dedos.

Esto sin entrar tanto en los terrenos de las políticas macroeconómicas que se implementan en nuestros países, que son precisamente el terreno abonado en donde las practicas más despiadadas de explotación de recursos y personas generan las grandes riquezas de las empresas y algunas élites económicas y aumentan la brecha entre ricos y pobres.

Si más personas conocieran la realidad de cómo y cuáles fueron los costos reales de los productos que traemos a nuestros hogares, sabríamos que el afán corporativo por permitirnos comprar y conservar en movimiento la rueda del consumo, nos cuesta más de lo que calculamos: si las empresas reducen sus costos y desean mantener altos su márgenes de utilidades, y por el otro lado los consumidores desean bienes más complejos y a su vez económicos, para lograr el equilibrio alguien tiene que hacer un mayor aporte: el planeta tierra, que hemos heredado para nuestro disfrute y que heredaremos a nuestros hijos para su supervivencia.

Ver documental: La doctrina del shock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s